jueves, 3 de marzo de 2011

"Atrapados"



Durante mis vacaciones tuve la oportunidad de transitar por caminos muy poco poblados, donde tenemos contacto directo con la naturaleza y el aire puro; lugares donde no escuchamos más ruido que el latido de nuestro corazon y el viento recorriendo cada rincón de esos hermosos campos.
Mientras conducía lentamente mi vehículo, deteniéndome en cada lugar que llamáse mi atención para captar dicho momento con mi cámara (aún cuando no me caracterizo por ser muy buena fotógrafa); tuve la oportunidad de observar, tras un cerco dos caballos que pastaban en dicho lugar. Siempre me han gustado mucho los caballos, por lo que me detuve a fotografiarlos. Mientras trataba de acomodar mi cámara para poder obtener una "foto decente", uno de ellos comenzó a caminar, acercándose hacia la cerca que nos separaba. En los primeros momentos pude percibir su titubeo, ya que se detenia y me observaba; luego continuaba cada vez llegando más cerca de donde me encontraba. Una vez que estuvo justo frente a mi, capturé "la fotografía perfecta para un momento perfecto", una momento de conexión entre ese hermoso animal y yo.
No sé cómo poder describir el sentimiento que me embargo en ese instante, sintiéndo cómo sus ojos se clavaban en los míos y me comunicaba su tristeza frente a dicho encierro; recordándome que todos tenemos derecho a ser libres, a vivir sin ataduras ni rejas que coarten nuestros pasos.
Cada vez que observo esta foto recuerdo las sensaciones vividas en ese momento, sintiéndolas en mi piel a través de reacciones físicas, sintiéndome como un frío recorre mi espalda y cómo a mi garganta la invade un gran nudo, recordando la impotencia vivída en ese instante, en el que me igualé a ese caballo y a ese encierro del que muchas veces no podemos escapar; aún cuando somos "seres racionales a diferencia de los animales."
Creo que son ellos los que nos entregan grandes aprendizajes: cómo la paciencia, tolerancia y humildad; valores que muchas veces pasamos por alto, sintiéndonos superior a todos y a todo.
Doy gracias por aquel momento tan hermoso vivido... tal vez fueron sólo 5 minutos... pero detuvieron mi vida, haciéndome reflexionar y estar en contacto con nuestro entorno, del cual alguna vez salimos... pero muy fácil olvidamos nuestros orígenes.

No hay comentarios:

Publicar un comentario